Pages

Sunday, September 8, 2019

Argentina post suicidio II: El Tercer Gobierno de Cristina?


Alberto Fernandez ha quedado a pocos meses de ser presidente de Argentina e iniciado una rapida gira por España para sondear apoyos internacionales.

Su exposicion en Madrid revela la precariedad de su posicion como presidente sin votos propios compartiendo gobierno con una ex presidente que los tiene, controlara el Parlamento (como presidente del Senado con su hijo Maximo como presidente de Diputados) y la calle, donde ha seguido teniendo el control de los grupos de piqueteros convertidos en en "organizaciones sociales" de las que dependen 4 millones de votantes directos.

Fernandez ha sido durante toda su carrera un asesor de empresas de seguros y de la familia Kirchner, con la que tuvo una ruptura sonora antes de la rapida reconciliacion que hizo un par de meses antes de las PASO abandonando un frente con los gobernadores.




Solo en un pais como la Argentina y en un sistema politico informe y desquiciado como el populismo peronista-radical-kirchnerista puede hacerse un doble giro de 180 grados y salir adelante. 

Los votos cautivos del kirchnerismo y peronismo -empleados estatales, planes sociales y dependientes de la Asignacion Universal por Hijo suman un piso de 35 % de los votos- son la base incondicional -o mejor dicho condicionada por la subsistencia controlada por punteros piqueteros, sindicatos y el futuro gobierno- cuyo voto y obediencia puede garantizarse en tanto la crisis no destruya totalmente la moneda de pago y desate una hiperinflacion.

Los votos de clase media que despues de ir a Macri como protesta por la crisis del modelo cristinista volvieron a Cristina via Alberto son paradojicamente de muchos que dicen que "no voto a Cristina, sino a Alberto" del mismo modo que los que decian despues del Rodrigazo y la hiperinflacion de 1975 que "no vote a Isabel, sino a Peron".

Los infaltables psicoanalistas argentinos -que tienen un programa de analisis politico habilmente llamado "Terapia de Noticias" no perdieron tiempo en indagar y mostrar los mecanismos de negacion con los que los que votaron a Alberto Fernandez niegan haber votado por Cristina:


Este fenomeno -el uso de testaferros electorales que luego de asumir son forzados tarde o temprano a renunciar- es tan comun en el peronismo -que lo uso con Frondizi en 1958 y Campora en 1973- como en el kirchnerismo -que lo uso en 2009 con "candidatos testimoniales" que renunciaron a sus bancas y luego "traicionaron" a Nestor Kirchner-.

El "tercermundismo" de la ultima gira de Alberto Fernandez tampoco es nuevo, habida cuenta de las raices anti americanas del peronismo y la condicion de defaulteadores seriales y militantes de Nestor y Cristina Kirchner. 

Fernández esta ante una mision improbable y probablemente imposible: conseguir financiación post default de Europa o China. Sus cartas son la entrega de concesiones en Vaca Muerta, pero aun alli se encuentra con dos descomunales obstáculos: 
(a) la historia reciente de expropiar violenta y litigiosamente a Repsol de YPF y
(b) la mega crisis de la zona Euro -con la recesión ahora en Alemania y la saga paralizante del Brexit- y de China golpeada salvajemente por las tarifas de Trump y sus propias burbujas financiera e inmobiliaria.
En estas condiciones, Fernandez cometió nuevos errores no forzados: eligió priorizar el corto plazo y no confrontar con Cristina y su modelo de populismo aislacionista -que no abandono ni siquiera cuando le hubiera convenido (2012-2015) y que redoblo como bandera con una desopilante gira por Angola y Medio Oriente abrazando y bailando con dictadores quebrados- en lugar de buscar una imagen conciliadora como la propuesta por asesores como el economista Nielsen.

Fernandez en esta posicion esta perdido, condenado a ser el fusible de una inminente crisis de una forma -default e hiper si no recibe dolares externos- u otra -protestas sociales si intenta tocar las vacas sagradas del insostenible gasto publico-.

Los jugadores clave -inversores y empresarios- ya calculan en terminos del tiempo para el retorno abierto de Cristina, que probablemente Alberto Fernandez haya ya pactado como un "seguro de retiro" al firmar semejante formula presidencial.

La novedad en este caso es que Cristina Kirchner seria elegible como presidente por un tercer mandato si Alberto Fernandez renunciara. Quedaria asi superada la ultima barrera constitucional para el poder directo despues de obtener el poder absoluto.

El anciano Peron de 78 años no queria ocupar la silla de Rivadavia, pero Cristina es aun joven y vigorosa y por sobre todo, tiene que sacarse de encima no menos de 30 causas judiciales que la podrian enviar a prision como a Lula. Eso, claro, si no hubiera sido tan previsora como para plantar jueces adictos y contar con un Consejo de la Magistratura para remover a los que no lo son.

Seria una maniobra magistral -y de Cristina Kirchner no se puede dudar la astucia politica- si no fuera porque las condiciones internas y externas son aun mas catastroficas que en 1974, cuando la economia populista de Gelbard (muy similar a la de su discipulo Kiciloff) volo por los aires/

Como explicaba el una vez invencible Mike Tyson tras perder por un humillante nocaut: "los planes desaparecen con el primer puñetazo en la cara"

Argentina ya camina como un boxeador groggy, hacia un previsible final.


No comments: