Pages

Monday, September 16, 2019

Argentina: Como se prepara el Tercer Gobierno de Cristina Kirchner


Macri se come un Mate Pastor

Cuando decidió lanzar las Primarias Abiertas Obligatorias (PASO) antes de las elecciones, Mauricio Macri cometió un error elemental y fatal, comparable al de un jugador novato que descubre su rey y se expone al clásico mate pastor. Cometió el mismo error que David Cameron al llamar el referendo para el Brexit pero aun peor, ya que en el caso británico, la situación era mucho mas normal que en la Argentina.

Cameron ya se dio cuenta -un par de años tarde-


Pero Macri aun camina hacia las elecciones aferrado a una patética ilusión electoral como un boxeador groggy que va hacia el nocaut definitivo.

Las PASO, un engendro pergeñado por el difunto Néstor Kirchner tras su humillante derrota de 2009 para evitar ser traicionado nuevamente por candidatos rebeldes, no eran un requerimiento necesario ni aconsejable para un gobierno en medio de una brutal crisis económica que previsiblemente le pasaría factura en cualquier elección anticipada.

Dejándose llevar por encuestas basadas en llamadas a teléfonos de linea en un país donde la mayoría de los votantes usa móviles y por análisis marketineros de su asesor ecuatoriano Duran Barba, quien se fue apresuradamente del pais tras la aplastante derrota


Macri se suicido electoralmente y desató una crisis económica terminal para sus posibilidades de reelección y también para las de Argentina de evitar el default inmediato.


Cristina 2020



Pero la verdadera estratega en este juego resultó ser Cristina Kirchner, quien se posiciono como vicepresidente y quedará en condiciones de reemplazar al presidente-delegado que digito inesperadamente.

La estrategia de Cristina 2020 es tan clara como obvia: tiene a un presidente-fusible (como el "tio" Campora lo fue para Perón) para hacerse cargo de la crisis y un inevitable plan de austeridad -o del predecible fracaso de un "plan Gelbard" (como los argentinos de cierta edad recuerdan al plan de "inflación cero" de 1974 que desemboco en hiperinflacion)- 



que obviamente hará un "renunciamiento patriótico" en cuanto no pueda controlar a los "jinetes del apocalipsis" (default, inflación, caos social organizado por los piqueteros que responden a Cristina y falta de financiamiento para los planes sociales) que dejará a Cristina habilitada constitucionalmente par un tercer mandato.

Por si esto fuese poco, tendrá control de ambas cámaras del Congreso, como presidente del Senado y con probablemente su hijo Máximo presidiendo Diputados y adicionalmente, del Consejo de la Magistratura que puede remover a los jueces díscolos que la procesan por decenas de delitos imposibles de defender por vía legal normal. 

La condición judicial de la ex Presidente agrega un condicionamiento dramático al cuadro: no solo es claro que Cristina Kirchner y no Alberto Fernández tiene el poder real de los votos y el aparato político y social que controla la Argentina aun en tiempos de Macri, sino que esta situación la obliga a asumir tarde o temprano el poder formal.

Que esta realidad no sea ampliamente debatida por la mayoría de los analistas politicos argentinos -con la notoria excepción del notable Carlos Pagni- 


muestra más la irrealidad del corto plazo en que se mueven los políticos en un país en perpetuo default como lo es la Argentina desde que renegó de su deuda en 2002 para volver a multiplicarla por dos con los Kirchner y por Macri.

Los analistas argentinos están demasiado ocupados repartiendo los frutos de una victoria electoral casi segura -los "fondos sociales" de los planes, las concesiones de obra publica, las empresas estatizables y el futuro petroleo de Vaca Muerta- para darse cuenta de que estan repartiéndose un "gordo de Navidad" mientras el Titanic argentino en el que fantasean se hunde irremediablemente tras el impacto con el témpano financiero.
Los que sueñan con un Alberto Fernández "construyendo poder" a costa de quien tiene los votos y lo convoco no solo sobreestiman a Fernández -un abogado que siempre trabajo para los Kirchner como representante- sino que -y esto es mucho mas ingenuo y delirante- subestiman la habilidad política de Cristina Kirchner como los Montoneros subestimaron la de Juan Domingo Perón.
No solo Cristina es mucho mas capaz intelectual y políticamente que Alberto Fernández, sino que ha concebido y manejado su retorno con una habilidad notable a lo largo de 4 años de oposición, esquivando causas judiciales, liderando el bloqueo legislativo a Macri y preparando con su libro y el "enroque" de poner un testaferro a la cabeza de la formula no solo el retorno al poder, sino el acceso a un tercer gobierno con intenciones serias de modificar la Constitución para quedarse hasta que su hijo Máximo la pueda suceder en 2024 o 2028.



Esto no es para nada una expresión de deseo. 

Cristina Kirchner fue con su rival electoral Elisa Carrio constituyente clave en la reforma de la Constitucion en 1994 que permitio la continuidad de padrino Carlos Menem,



y luego proponente sostenida de reformas en 2016.



En que planeta viven los analistas políticos argentinos? 

Ciertamente no en el de la realidad que pretenden entender. Debemos reconocer que en los mas de los casos, los que analizan política argentina son ex locutores de fútbol o periodistas de farándula -en el molde de Víctor Hugo Morales, Mauro Viale y Lucho Avilés, respectivamente- 



En cualquier caso, la realidad es que Cristina Kirchner -salvo un fulminante colapso como el de su marido- sera presidente de Argentina por tercera vez no mas alla de 2020.

A Cristina Kirchner -como se comprobó con el también inesperado triunfo de Macri- solo la derrotara la crisis económica del sistema insostenible que creo como la que se ha desatado, pero no antes de que recupere el poder tras descartar todos los fusibles.

Sunday, September 8, 2019

Argentina post suicidio II: El Tercer Gobierno de Cristina?


Alberto Fernandez ha quedado a pocos meses de ser presidente de Argentina e iniciado una rapida gira por España para sondear apoyos internacionales.

Su exposicion en Madrid revela la precariedad de su posicion como presidente sin votos propios compartiendo gobierno con una ex presidente que los tiene, controlara el Parlamento (como presidente del Senado con su hijo Maximo como presidente de Diputados) y la calle, donde ha seguido teniendo el control de los grupos de piqueteros convertidos en en "organizaciones sociales" de las que dependen 4 millones de votantes directos.

Fernandez ha sido durante toda su carrera un asesor de empresas de seguros y de la familia Kirchner, con la que tuvo una ruptura sonora antes de la rapida reconciliacion que hizo un par de meses antes de las PASO abandonando un frente con los gobernadores.




Solo en un pais como la Argentina y en un sistema politico informe y desquiciado como el populismo peronista-radical-kirchnerista puede hacerse un doble giro de 180 grados y salir adelante. 

Los votos cautivos del kirchnerismo y peronismo -empleados estatales, planes sociales y dependientes de la Asignacion Universal por Hijo suman un piso de 35 % de los votos- son la base incondicional -o mejor dicho condicionada por la subsistencia controlada por punteros piqueteros, sindicatos y el futuro gobierno- cuyo voto y obediencia puede garantizarse en tanto la crisis no destruya totalmente la moneda de pago y desate una hiperinflacion.

Los votos de clase media que despues de ir a Macri como protesta por la crisis del modelo cristinista volvieron a Cristina via Alberto son paradojicamente de muchos que dicen que "no voto a Cristina, sino a Alberto" del mismo modo que los que decian despues del Rodrigazo y la hiperinflacion de 1975 que "no vote a Isabel, sino a Peron".

Los infaltables psicoanalistas argentinos -que tienen un programa de analisis politico habilmente llamado "Terapia de Noticias" no perdieron tiempo en indagar y mostrar los mecanismos de negacion con los que los que votaron a Alberto Fernandez niegan haber votado por Cristina:


Este fenomeno -el uso de testaferros electorales que luego de asumir son forzados tarde o temprano a renunciar- es tan comun en el peronismo -que lo uso con Frondizi en 1958 y Campora en 1973- como en el kirchnerismo -que lo uso en 2009 con "candidatos testimoniales" que renunciaron a sus bancas y luego "traicionaron" a Nestor Kirchner-.

El "tercermundismo" de la ultima gira de Alberto Fernandez tampoco es nuevo, habida cuenta de las raices anti americanas del peronismo y la condicion de defaulteadores seriales y militantes de Nestor y Cristina Kirchner. 

Fernández esta ante una mision improbable y probablemente imposible: conseguir financiación post default de Europa o China. Sus cartas son la entrega de concesiones en Vaca Muerta, pero aun alli se encuentra con dos descomunales obstáculos: 
(a) la historia reciente de expropiar violenta y litigiosamente a Repsol de YPF y
(b) la mega crisis de la zona Euro -con la recesión ahora en Alemania y la saga paralizante del Brexit- y de China golpeada salvajemente por las tarifas de Trump y sus propias burbujas financiera e inmobiliaria.
En estas condiciones, Fernandez cometió nuevos errores no forzados: eligió priorizar el corto plazo y no confrontar con Cristina y su modelo de populismo aislacionista -que no abandono ni siquiera cuando le hubiera convenido (2012-2015) y que redoblo como bandera con una desopilante gira por Angola y Medio Oriente abrazando y bailando con dictadores quebrados- en lugar de buscar una imagen conciliadora como la propuesta por asesores como el economista Nielsen.

Fernandez en esta posicion esta perdido, condenado a ser el fusible de una inminente crisis de una forma -default e hiper si no recibe dolares externos- u otra -protestas sociales si intenta tocar las vacas sagradas del insostenible gasto publico-.

Los jugadores clave -inversores y empresarios- ya calculan en terminos del tiempo para el retorno abierto de Cristina, que probablemente Alberto Fernandez haya ya pactado como un "seguro de retiro" al firmar semejante formula presidencial.

La novedad en este caso es que Cristina Kirchner seria elegible como presidente por un tercer mandato si Alberto Fernandez renunciara. Quedaria asi superada la ultima barrera constitucional para el poder directo despues de obtener el poder absoluto.

El anciano Peron de 78 años no queria ocupar la silla de Rivadavia, pero Cristina es aun joven y vigorosa y por sobre todo, tiene que sacarse de encima no menos de 30 causas judiciales que la podrian enviar a prision como a Lula. Eso, claro, si no hubiera sido tan previsora como para plantar jueces adictos y contar con un Consejo de la Magistratura para remover a los que no lo son.

Seria una maniobra magistral -y de Cristina Kirchner no se puede dudar la astucia politica- si no fuera porque las condiciones internas y externas son aun mas catastroficas que en 1974, cuando la economia populista de Gelbard (muy similar a la de su discipulo Kiciloff) volo por los aires/

Como explicaba el una vez invencible Mike Tyson tras perder por un humillante nocaut: "los planes desaparecen con el primer puñetazo en la cara"

Argentina ya camina como un boxeador groggy, hacia un previsible final.


Argentina post-Suicidio: Negociando en el Titanic


Mientras el Titanic argentino se hunde, las imagenes de 2001 y 1989 -los dos ultimos defaults- vienen a la mente de quienes los vivieron como adultos - e incluso de los "millenials" que lo vivieron en la adolescencia-



Para la clase media dividida por una "grieta" reeditada por los 12 años de kirchnerismo, la reacción es la de una violenta necesidad de creer en una versión  salvadora y reinventada de Alberto Fernández, que pase de ser un "tío" Cámpora testaferro y "títere" a un Felipe Gonzalez capaz de refundar el país.



La realidad es que la crisis es inevitable y se han cometido errores fatales por ambos lados: el gobierno al no anular o evitar las PASO -desatando el pánico anticipado- y luego la oposición ganadora al seguir en campania sin acordar con sus "enemigos" electorales para calmar las corridas.

A diferencia del 2001, las calles estan en manos de piquetes organizados por los ganadores que manejan fondos -planes sociales- con los que controlan a los posibles manifestantes -hasta el punto en que los movilizan con micros y pasando listas, con "suplentes" extranjeros y con organizaciones con décadas de control que van tomando posiciones.



Los piquetes han reemplazado a las unidades basicas y -en un pais sin trabajo real- tambien a la CGT y sus sindicalistas. Dirigentes venidos del trotskysmo (en el que milito Cristina con Abelardo Ramos) como Grabois hablan de "reforma agraria" y expropiaciones y amenazan y cuestionan ominosamente a Alberto Fernandez por sus antecedentes menemistas y "neoliberales"



Mientras Alberto Fernandez trata de encontrar apoyos en España y China -ambos bloqueados por terremotos políticos y económicos- y de armar un plan de ajuste y renegociación viable con la ayuda de economistas con experiencia del 2001-2 como Nielsen, Cristina Kirchner - la dueña de los votos y la calle impedida de acceder directamente a un nuevo mandato- traza sus propios planes copando la Provincia de Buenos Aires, el Parlamento y paralizando las causas judiciales con miembros de La Campora -como se llama a los grupos de adictos controlados por su hijo Maximo, que quedará con su madre presidiendo las dos cámaras del Congreso-

A pesar de tal abrumadora acumulacion de poder, los votantes de la clase media -como explican los psicoanalistas (indispensables para entender la psique del argentino de esos niveles)- parecen dar a Alberto Fernández una ventaja irremontable.

Por su parte, los "albertistas" esperanzados sueñan con inversores externos anti americanos o un "viento de cola" de Vaca Muerta que reedite la soja salvadora de 2003. 




Pero para apenas comenzar a pensar en que alguien invierta un dolar mas en Vaca Muerta hay que imaginar un pais con mínimas condiciones de estabilidad económica y jurídica en los próximos 4 años. 

Eso es exactamente lo único en lo que todos los analistas coinciden que Argentina no puede ser.
En un país normal, Macri y los dos Fernández estarían juntos anunciando acuerdos con los inversores y prestamistas forzados (FMI) y buscando dar una imagen de continuidad independiente del resultado electoral de Octubre. 
 Eso daría un pequeño pero vital margen de esperanza al país para evitar la catástrofe inminente.
En lugar de eso, siguen dedicados a redoblar sus apuestas electorales -al fin y al cabo ganar elecciones es lo único que les ha salido bien en los últimos 20 años- y sembrar pánico sobre el futuro.
El problema central y obvio es que hay 4 meses hasta diciembre y nadie sabe como podra sobrevivir la economía al pánico que provocara la victoria que los mismos votantes van a generar. El PTSD (estrés postraumático) de la clase media hace que vote dos caminos opuestos con las boletas y los dolares.

Los votantes se equivocan. Y en Argentina se equivocan seguido y en los peores momentos.

La secuencia de medidas económicas que vienen es previsible, como clarifica la economista Marina Dal Poggetto:




La realidad política es todo lo contrario, y promete acabar con las ilusiones psicológicas y los planes racionales que -como explicara alguna vez Mike Tyson- no sobreviven al primer puñetazo en la cara.

Como siempre, desde el exterior se ven mucho mas claramente las realidades que los argentinos siguen eludiendo hasta el final:


Con la rudeza del azar, una pelicula argentina concebida en mejores epocas se estrena en estos dias recordando los de 2001. Su titulo es mas que adecuado para cerrar este articulo: "La Odisea de los Giles"


Los pueblos tienen el gobierno y el destino que se merecen.