Pages

Thursday, January 7, 2010

Colapsos bolivarianos: Venezuela cierra empresas para ahorrar energia, Cuba corta planes sociales para buscar el "socialismo sustentable"

El modelo bolivariano de subvención y distribución de la pobreza a expensas de la actividad productiva ha entrado en colapso acelerado -como la Unión Soviética de 1989-91- por la erosión de su única fuente de sustentación: la producción y precio internacional del crudo.

Hugo Chávez ha anunciado -en otro desopilante giro buscando oxígeno para su régimen- que para combatir los cortes energéticos que dejan hasta al Parlamento a oscuras ha decidido .... cerrar compañías estatizadas para ahorrar energía.

Y como dependen de la lluvia para el 70 % de la energía en el cuatro productor mundial de petróleo, fiel a su estilo, propone comprar un avión para "lanzar rayos a las nubes":



Y bañarse en tres minutos, evitando distracciones como cantar bajo la ducha:



Así la expropiada acería Sidor cerrará 5 líneas de producción de acero para ahorrar 200 Megawatts y la Industria Venezolana de Alumnio (Velanum) hará lo propio con otras dos de sus líneas de producción para ahorrar 58 Megawatts por hora. Ya han cerrado centros comerciales y hasta casinos para enfrentar un déficit de 1,500 Megawatts de producción de energía.

Lo interesante del caso es que:
  1. Venezuela -potencia petrolera con petróleo a 82 dólares el barril- obtiene el 70 % de su energía de las centrales hidroeléctricas construídas 20 años atrás porque su producción no alcanza para abastecer el mercado interno -que consume como en Argentina a precios subsidiados- y a la vez exportar para generar fondos para los mencionados subsidios. Un perfecto ejemplo del círculo vicioso de la locura del "modelo económico" del "socialismo bolivariano".
  2. La producción de petróleo de Venezuela ha venido cayendo sistemáticamente desde que Chávez intervino PDVSA y despidió a miles de profesionales para reemplazarlos con los maniquíes que sienta con tricotas coloradas a escuchar pacientemente sus maratones televisivas en Alo Presidente. Y ninguna de estas afirmaciones -aunque lo parezcan- es hipérbole sino por el contrario, sobria descripción de la realidad que -en el caso del "narcisismo-leninismo" que practica el comandante venezolano- supera la ficción de García Marquez (ver artículo "Venezuela: entre Macondo y Mussolini" en este mismo Blog dos años atrás para más referencias)

Por su parte, Raúl Castro -que a sus 78 años luce con el uniforme como un boy scout geriátrico- ha anunciado que -como consecuencia de la absoluta dependencia cubana del subsidio petrolero venezolano- recortará subsidios a los míseros servicios y alimentos racionados que castigan a los cubanos con niveles de alimentación y vivienda comparables a los de la vecina Haiti- para buscar el "socialismo sustentable" (sic).

En un país donde hasta el papel higiénico llega por barco y -planificado por los consabidos ministerios de Planificación- escasea aún cuando parezca difícil imaginar un súbito "exceso de demanda" estacional o por el estilo, esto no es nuevo sino crónico.

Entrando en la fase terminal del colapso del sistema, Raúl Castro ha retirado el subsidio a la canasta básica -eufemismo por la cartilla de racionamiento- del que viven el 70 % de los cubanos, diciéndoles que busca así lograr un "socialismo sustentable" -algo así como un cocodrilo vegetariano-.

Lo que estas dos crisis ejemplifica -para quienes creen que la Unión Soviética, Europa Oriental, China, Vietnam se pasaron al capitalismo como consecuencia de la pérfida propaganda occidental y el boycott de las multinacionales hoy radicadas allí- una verdad que sólo los intoxicados por 8 años de propaganda chavista en el imperio bolivariano del ALBA (donde paradójicamente hay que esperar al amanecer para poder salir de las penumbras energéticas cotidianas) persisten en ignorar. El socialismo marxista y el capitalismo de Estado fascista que practican y promueven la Cuba de los hermanos Castro y la Venezuela del comandante Chávez es insostenible porque:

  1. Crear un sistema de estímulos perversos a la no producción -usando las divisas generadas por la explotación de recursos naturales para financiar subsidios al consumo deprimido por los sueldos proletarios que se pagan a cubanos y venezolanos que a cambio, deciden seguir el lema soviético "ellos fingen que nos pagan, nosotros fingimos que trabajamos" dedicando sus esperanzas y energías a escribir a sus parientes en el exterior corrupto y capitalista para recibir remesas -lo que los cubanos, con su estoico humor, llaman "vivir de la FE" (Familiar Externo)
  2. Crear una espiral descendente de producción de energía, alimentos y servicios básicos combinando la desinversión en petróleo, energía, producción de alimentos y servicios, con controles de precios que estimulan un gigantesco mercado negro y desabastecimiento y desviando porcentajes crecientes de los fondos a importar energía, alimentos y hasta papel higiénico de países normales a precios en dólares de mercado.

Es decir, que la muerte por anorexia populista del modelo castrista y bolivariano es inevitable consecuencia del propio sistema y no de otras cosas a las que tanto los Castros como los Chavez, Kirchner, Morales, Ortegas y Correas tratan de usar de chivos expiatorios.

Venezuela sobresale como un ejemplo por el absurdo de un país petrolero en medio de una enorme suba de precios internacionales que importa gasolina de los odiados Estados Unidos, donde los estímulos capitalistas han hecho construir las únicas refinerías que pueden procesar el crudo acido venezolano y convertirlo en gasolina para que los carros venezolanos puedan salir a pasear por las autopistas que quedaron en pie de las eras de esplendor capitalista pagando 2 centavos el galón con nuevos subsidios solventados con el vaciamento de PDVSA.

No puede argumentar carencia de recursos naturales ni bloqueos económicos de los odiados yanquis -que son casi sus únicos compradores de crudo y principales proveedores de gasolina y alimentos- ni de aislamiento en medio del "ALBA" que han construído usando los petrodólares para hacer shopping de gobiernos también subsidiados.

La crisis del eje bolivariano golpea poderosa e inoportunamente no sólo a los Castro sino a la Argentina satélite aislada como paria financiero por los Kirchner en el preciso momento en que -a ellos también- la espiral creciente de subsidios les resulta no financiable mientras a su vez -inevitablemente- hace crecer la pobreza destruyendo alicientes para crear empleos sostenibles. Argentina no sólo depende de las inyecciones usurarias (por su metodología de lavado más que inyecciones, enemas) de préstamos de Chavez, sino de la gasolina que importa de Venezuela a precio de mercado y vende a precio subdiado (40 % del cual va en impuestos al gobierno) ante su propio desabastecimiento de combustibles debido a la aplicación del mismo modelo.

El aprendizaje por el absurdo continúa, la intoxicación ideológica de América Latina está dando paso a una brutal resaca y un más amargo despertar.

______________________________________

Referencias

________________________________________

4 comments:

Discepolin said...

Formidable, Calvino, bienvenido de vuelta. No hay como su humor cáustico para subrayar esta "liberación del hambre" presentada como "fin del racionamiento" (no hay más raciones).
Algo así como pedir que para evitar contaminar la atmósfera los chinos dejen de respirar los viernes.

camaleonx said...

Es lógico que la izquierda falle hoy; la historia ya se ha encargado de demostrar que nunca ha servido, ¿qué puede cambiar en la actualidad?

Lo penoso del caso es que cuando caiga estrepitosamente, todo se le atribuirá al 'capitalismo perverso' que la 'combate', y no a las propias ineficiencias ideológicas en todos los frentes.

Pero lo peor es que, años después, otra vez surgirán las ideas de volver al punto de partida y volveremos a ver gobiernos como los latinos actuales, y se presenten soluciones infalibles como la redistribución, las subvenciones y demás...

Tenemos tanta suerte que cuando la calesita está por parar, siempre hay alguno que saca la sortija...

Saludos

Calvino said...

Camaleonx pone la mira, certeramente, en el después del comandante Chávez y sus acólitos del "ALBA" y las valijas. Sin duda, la situación es complicada y varía porque no falta oposición pero sí falta oposición preparada con una visión diferente de la del paleoizquierdismo chavista y post peronista que no sea paleo derechista y antidemocrática (esa siempre es fácil de encontrar como la primera).
El caso -me parece- variará de país en país, ya que probablemente el recambio general se inicie con Venezuela. En este caso, no creo que sea difícil encontrar un gobierno mejor y más normal sin caer en la ultraderecha ultrarreaccionaria. Hay una generación entera antes y después de Chavez que puede entrar en esa variante. En Cuba es más complejo, porque la narcotización ha sido prolongadísima.
En el caso argentino, me parece que el problema es mucho más difícil, porque requiere establecer un sistema de gobernabilidad como el chileno o el de la Moncloa que evite un De la Rua 2.0 o un Duhalde (o pupilo de Duhalde) de esa misma variante. Si se acuerda un sistema amplio -basado en la Constitución de 1853 con regla de ley, protección y promoción de la actividad emprendedora y lugar para un arco que vaya de la derecha a la izquierda democrátiva (en lugar de apretujar a todos en un falso discurso izquierdista y petardista como en la actualidad) tal vez haya una chance de salida.
Pero Argentina es la "figurita difícil" -como lo prueba el que sea el único país importante que defaulteó y se derrumbó estrepitosamente en el caos social cuando Chile y Brasil salieron caminando de los noventas.
Soy sinceramente pesimista para Argentina en el corto plazo -creo que tienen un 25 % de chance de salir de los KK mejora parados que de Menem- pero creo que si encuentran una manera de volver a la Constitución del 53 y abrir espacios para la generación post setentista el panorama mejora.
Gran pregunta, camaleonx, creo que tenemos que seguirla con varios artículos oteando el horizonte post bolivariano y post kirchnerista.

George Orwell said...

Asi es, la trayectoria de Argentina durante el periodo 1989-2009 es circular como el recorrido de una calesita. Mucho movimiento, subas y bajas en el mismo lugar. Lo unico que han cambiado es la direccion de giro -derecha o izquierda- para ir a ninguna parte.
Por supuesto, la sortija la tienen los mismos calesiteros desde 1989...