Pages

Friday, January 14, 2011

Lecturas recomendadas 3: Juan José Sebrelli y la crítica del "progresismo contra el progreso"



"Todos somos esclavos de los pensamientos de algún economista muerto"John Maynard Keynes
Detrás de toda sociedad fracasada hay ideas erróneas que generan el fracaso y falacias y sofismas que lo justifican.
Juan José Sebrelli, tal vez el último heredero vivo de una tradición de pensamiento argentino a la vez crítico, riguroso e independiente que se remonta a Echeverría, Alberdi y Sarmiento, ha escrito (un cuarto de siglo anticipado) en El asedio a la modernidad (1991) tal vez la más completa disección de las formas en que las ideas retrogradas y sus propagandistas han contribuido a generar, impulsar y justificar la decadencia que Argentina padece desde 1930.

Sebreli destruye con erudición bibliográfica y fáctica los sofismas que las autodenominadas escuelas "posmodernas" han inventado para renunciar al rigor lógico, relativizado o bien denigrado el valor del conocimiento objetivo y reemplazado el juicio de los hechos y resultados con el relativismo moral, intelectual y cultural.

Cada capítulo de este libro excepcional, -a la vez ambicioso y riguroso- examina y demuele algunos de los argumentos utilizados por los defensores del relativismo y la "posmodernidad" para negar el progreso y justificar el atraso:
  1. Particularismos antiuniversalistas: el relativismo cultural aqui los defensores "posmodernos" del "multiculturalismo" objetan cualquier posibilidad de comparar culturas y grados de desarrollo -tan obvios para los que huyen de las hambrunas y genocidios tribales, las guerras y pogroms religiosos o la persecución de dictaduras como invisibles para quienes los consideran derechos inviolables de cada "cultura". Así -como bien señala Sebreli- el Holocausto debería ser considerado una particularidad cultural alemana o polaca y la invasión y derrota del nazismo y el fascismo italiano y japonés un acto de intromisión imperialista.
  2. Primitivismo: El culto al campesino o la arcadia pastoral : los seguidores del irracionalismo subjetivista y relativista -de Nietsche y Heidegger a Levy Strauss- cultivan una oposición dicotómica entre tecnología, ciencia y "valores" (estos últimos siempre elegidos entre diferentes "edades doradas" de una "herencia cultural" reinventada desde el presente).tratan de enfrentar progreso económico y ascenso social conn el cuidado del "medio ambiente" y reinventan "formas originarias" (elegidas arbitrariamente  para justificar el orden preexistente definido como "cultura" y opuesto a "la economía" o el "materialismo mecanicista"
  3. Irracionalismo en este caso, se descalifica como "positivistas" a quienes utilizan la lógica y el método científico para construir nuevos conocimientos -o más aún, para analizar las teorías y modelos sociales y económicos por sus consecuencias y resultados medibles-, proponiendo modelos en los que las incongruencias se transforman en "contradicciones dialécticas" y las ideas en ideologías o teologías en las que la verdad opera por conversión o revelación interior y subjetivas antes que por contrastación con la realidad.
  4. Nacionalismo de clan a la idea de nacionalidad abierta a todos los que deseen tomar libremente los compromisos de la ciudadanía democrática,propone una nacionalidad basada en la sangre y los lazos de clan, que enfrenta a "los pueblos originarios" contra los inmigrantes más recientes, y pide reparaciones a los "recien llegados" por remotos "genocidios" cometidos centurias antes por conquistadores europeos -que solo tienen en comun con ellos el haber llegado alguna vez en barcos como inmigrantes- mientras ignora los cometidos previamente por los conquistadores aztecas, mayas o incas localmente durante centurias.
  5. Desvalorización o negación del progreso el relativismo cultural permite a su vez negar o demonizar el progreso selectivamente -cuando se opone a una previa agenda politica establecida en el presente- en nombre de una "cultura" que es siempre una selección costumbrista y del pensamiento tradicional que coincide con las ideas reaccionarias ("restaurar las leyes", "el ser nacional", "erradicar la antipatria") de la élite latifundista y feudal dominante..
Sebrelli muestra con una amplia y rigurosa avalancha de datos y ejemplos de cinco continentes y 5 milenios de historia bien estudiada, que -desde los sofistas hasta nuestros posmodernos y relativistas- el asedio y ataque a la razón, la lógica y el progreso medible ha sido siempre parte de la antesala para instalar regímenes conservadores y reaccionarios en nombre de la "revolución" (convertida en un estado "permanente", un fín en sí misma y un régimen inmodificable) o de la "construcción del hombre nuevo" .

Enfrentados con la evidencia de que en 70 años de "revolución" los Homo Sapiens revolucionarios no han cambiado ninguna de sus características, los defensores de la irracionalidad huyen hacia el futuro reclamando algunos siglos más de insistencia para lograr el elusivo objetivo y denostando a quienes quieren medir y pesar resultados de los cambios en lugar de "comprometerse con el proceso".

Por su solitario coraje en el rigor y la honestidad intelectual, Sebrelli -como Sarmiento, Alberdi, Alfonso Reyes, Octavio Paz y más recientemente Vargas Llosa- ha sido etiquetado con el mote de "liberal" -que la izquierda reaccionaria coloca como estrellas de David en las solapas de los libros de sus enemigos- y marginalizado a vivir en la intemperie que se asigna al pensamiento disidente.
Pero fuera de los corralitos intelectuales armados para proteger a "la línea oficial" del asedio de la realidad, los libros de Sebreli siguen brillando a muchas décadas de escritos.



(Para escuchar a Sebrelli y eludir la introducción vocinglera del locutor cuasi futbolístico que lo presenta, clicke en el medio de la barra de avance)


______________________________________
Referencias

5 comments:

Antonio Machado said...

Merecido homenaje a uno de los pocos pensadores independientes (valga la redundancia) que quedan en la Argentina y la América Latina narcotizada por el infantilismo izquerdista y el populismo.
Sebrelli -como Vargas Lloaa- tiene el mérito de una obra de primer nivel intelectual desarrollada en más de medio siglo de investigación y escritura en contra de las corrientes deliberadamente irracionalistas y oscurantistas que tratan de justificar lo injustificable.
A Sebreli la historia lo absolverá y reivindicará. A los Castro, les está sucediendo todo lo contrario.

Camus said...

Los pensadores independientes nunca han sido populares en América Latina. Basta mirar las barbaridades que le decían a Borges o Piazolla simplemente porque decían lo que todos sabían que era el peronismo. Hoy los reverencian sin leerlos, porque ya no joden.
Sebrelli se convertirá en otro Martinez Estrada o Sarmiento. Pero por suerte, ha dejado libros valiosos e inteligentes para los que quieren entender a la Argentina real.

Juan Gómez Torres said...

A ¿qué le llaman independiente?, Recuerden que él se declara europeizante (por lo menos así lo dice en el cap. 10 del Asedio a la Modernidad), en favor del capitalismo (salvaje)y en contra de lo que él denomina ontologismo latinoamericano (identidad de nuestra América). Para él somo lo que somos, pero sin raíces (si las hay son europeas).

¿A eso le llaman independiente, neutral o crítico?

Eso es otra muestra de que no existe la neutralidad, él es claramente derechista, siguiendo la dicotomía apuntada en el comentario de Machado, quien sin duda también lo es.

Raymond Aron said...

Algunas precisiones:
1. Su cita del El asedio a la modernidad es falsa. En ningun momento Sebrelli se declara "europeizante", sino que describe a diferentes movimientos culturales con esa influencia, que -dicho sea de paso- no tiene nada de negativo ni peyorativo. Si seguir la influencia europea es ser "europeizante", los "antierupeizantes" fascistas argentinos lo fueron igualmente siguiendo a Marras, Valery, etc. Tambien lo fueron Bolivar, Moreno, Rosas (que se exilo en Inglaterra) y por supuesto Peron -que nunca dejo de citar ejemplos e ideas europeas-.
2. En cuanto a ser independiente, no tiene nada que ver con neutralidad (que no existe), sino con no ser un titere del poder como los que "militan" (buena expresion de su independencia) en Carta Abierta o Pagina 12. En eso Sebrelli ha sido un ejemplo.
3. Tampoco conozco un solo libro o cita de Sebrelli en el que defienda o promueva el "capitalismo salvaje" o ideas de "derecha".
4. Sebrelli esta por el progreso, y ha revisado y reconocido en el libro que comentamos los errores de juventud con honestidad intelectual.
5. Calificar a Sebrelli de "derecha" es tan absurdo como calificarlo de "izquierda". Si estar con el progreso -medido por elevar el nivel de vida de la poblacion es de "izquierda"- y por el contrario, usar el poder para atrasar al pais y beneficiar a una minoria, el "comunismo de mercado" de Deng Xiao Ping es de izquierda y el de Mao, Stalin y Pol Pot -con sus 15 millones de muertos de hambre y sus 6 millones (cada uno) de purgados- es de derechas.
Le recomiendo leer el articulo sobre el disidente sovietico Natan Sharansky (que esta en este Blog) que lo explica.

Henry David Thoreau said...

La falta de lectura -de Sebrelli, Marx y otros- es tan evidente como lamentable. Quien pone rótulos de "derecha" o "capitalismo salvaje" (????) debería al menos ser capaz e CITAR al autor al que acusa:
1. Libro
2. Pagina
3. Parágrafo
en el que Sebrelli (o cualquier otro) dice lo que el que lo acusa comenta
Pero claro, la mayoría de los que se dicen "marxistas" no han leído completas ni las exiguas 69 páginas del "Manifiesto" del 1848.