Pages

Saturday, December 17, 2011

America Latina bolivariana: el "modelo" de las dictaduras populistas: de la suma del poder público a la sucesión dinástica


Diictador, ram. y f.
Gobernante que asume todos los poderes del Estado y que no se somete a control constitucional ni legislativo alguno.adj. y s. [Persona] que abusa de su autoridad o trata con dureza a los demás.
Art. 29.-
El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna.
Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria.
Constitucion de la Nación Argentina

Los regímenes de la América Latina bolivariana están entrando en la fase final de suma del poder público, asumiéndose como un arco de dictaduras perpetuas y hereditarias aliadas entre sí y con sus pares del Medio Oriente y el África

siguiendo la tradición de Perón cultivando generosas y seguras jubilaciones y pensiones VIP a través del "Club de Dictadores" de los cincuentas y los setentas

imitado prolijamente por las alianzas del "eje del mal" promovidas por su discípulo caribeño Hugo Chávez


Y por la esperpéntica cadena de alianzas recolectada por la dinastía Kirchner para la Argentina que han aislado del mundo entre el "eje del mal" chavista y el peronismo de los cincuenta y setentas.


   
Todos repiten una misma fórmula:
  1. Control y concentración de los tres poderes del estado en el ejecutivo tras la primer elección
  2. Transferencia masiva de ingresos y empleos al gobierno
  3. Apropiación masiva de activos mediante expropiaciones y "nacionalizaciones"
  4. Transferencia de propiedad a través de amigopolios, testaferros, lavado y transferencia a cuentas en el exterior
  5. Control y unificación de la "caja" local  por el poder ejecutivo mediante "colectoras" de ingresos y aportes , comercio interior y exterior, aduanas y banca 
  6. Instalación de un sistema de voto cautivo
  7. Reformas constitucionales para legalizar la reelección indefinida
  8. Superpoderes prorrogados indefinidamente e incorporados a la constitución
  9. Control total de los medios de información, reescritura de la historia y reeducación masiva de los futuros "votantes"
  10. Sucesión dinástica (Peron-Peron, Chavez-Chavez, Kirchner-Sra. de Kirchner-Kirchner Jr.- Castro-Castro)
Revisando 12 gobiernos latinoamericanos, obtenemos este "ranking" de dictaduras, donde se puede apreciar en una escala 0 a 10, el puntaje obtenido por cada uno como un indicador del grado de involución hacia la dictadura absoluta (el 10 de Cuba o Corea del Norte)

(Clickar en la tabla para ampliar)

 

Con los resultados comunes de crear pobreza y desigualdad  sistémicas que explicaramos en un articulo anterior:

                                                    (Clickar en la tabla para ampliar)


En el sistema de dictaduras "civiles", las elecciones se invierten: en vez de ser los ciudadanos los que eligen gobiernos entre varias alternativas reales y diferentes, es el gobierno el que "elige" quienes cobran subsidios, pueden comerciar o publicar entre una multitud de subditos cada vez más menesterosos y desesperados por mantener sus menguantes pensiones.

Atrás ha quedado la era de los uniformes -que Chávez y Castro aún usan en actos protocolares y de propaganda-, así como los golpes de estado o la guerra de guerrillas: los aspirantes a dictadores siguen la fórmula descripta por su archienemigo Milton Friedman: lanzar dinero desde helicópteros y convertir a sus votantes en sus empleados y a sus adversarios en sus socios en la cueva de Alía Babá. El poder no nace del fusil sino de la chequera clientelista.

En el mejor cuño del primer fascismo italiano y alemán y sus seguidores latinoamericanos de los años cincuenta, la búsqueda de poder absoluto se alterna con la incautación y transferencia de exportaciones, recursos naturales, ahorros, tierras y hasta salarios para sostener la caja insaciable del sistema clientelista.

En el apogeo de su concentración de poder y dinero, como en los treintas y los cincuentas, comienzan a generar una cura por aversión y a navegar hacia una "tormenta perfecta" de quiebra del insostenible sistema de subsidios y votos comprados.

Encerrados en su propia trampa de poder absoluto, rodeados de sus transmisiones de autoelogios en sus cadenas oficiales de obsecuencia,  los regímenes bolivarianos van tomando la senda de los Trujillos, Somozas, Francos y Perones que los precedieron, sin dejar que ningún dato del pasado se ponga en su camino .

Terminan invariablemente por intentar -como los faraones, César, Bonaparte y sus predecesores de los cincuentas- la "sucesión dinástica" -la viuda de Kirchner por Kirchner, luego su hijo, el hermano de Chávez por Chávez, el septuagenario Raúl Castro por su octogenario hermano Fidel-


Pronto descubrirán -como los Francos, Somozas, Perones, Trujillos y Gaddafis- que esa sucesión puede  terminar siendo una platea preferencial en un futuro pelotón de fusilamiento-

______________________________________

Referencias

3 comments:

adribosch said...

Mis felicitaciones al autor y a plasmar en una nota una realidad que en el Cono Sur pocos comprenden y debe ser difundida!

Raymond Aron said...

Muy interesante el patrón establecido y fundamentado con datos comparativos. El "modelo" es realmente antiguo como se señala. Siguen volviendo a los faraones y construyéndose monumentos funerarios para que los saqueen los hambrientos que dejan de posteridad.
Excelente artículo.

Matt said...

Si hay algo que caracteriza a estos delincuentes es que son terriblemente corruptos y profundamente antidemocráticos.
Es una pena la sociedad bananera y de pobre cerebro que los reelige.