Pages

Saturday, February 12, 2011

Medio Oriente: Mayo del 68, Teheran del 79 o Caida del Muro del 89?

La caída de la dinastía Mubarak en Egipto abre nuevos interrogantes, tanto por su modalidad pacífica, como por la edad y orientación de sus protagonistas. Desde la calle, se parece más al Mayo del 68 francés (o la primavera de Praga del 69, o el Cordobazo argentino del 69) que a la toma del poder de los ayatollas del 79.

Ningún poster de clérigo fundamentalista, ninguna proclama religiosa, ningún "muera (alguien)", multiples lideres educados (cuando no residentes) en Europa o Estados Unidos conectados por Twitter y Facebook y enarbolando slogans y carteles con Ghandi y Luther King hacen pensar que este "cisne negro" es en realidad uno diferente del que se temía-

Y sin embargo, el juego está muy lejos de haber terminado -incluso en Egipto-. Cada país del mundo árabe es un mundo aparte: desde el masivo analfabetismo y hambre del Mediterraneo africano a la sofisticación del Líbano, Egipto o Irán el espectro de dictadores y sublevados, de ideología en el poder y en el llano es demasiado abierto y variado como para predecir una sola dirección para la caída de los dominós.

Vaticinamos que -como tras la caída del Muro de Berlín y el imperio soviético- habrá vuelcos a derecha e izquierda y también virajes al centro, modificando los sistemas de alianzas y el balance del poder en la región y en el mundo.

La historia -mal que le pese a los marxistas y deterministas- se construye con episodios inesperados, desbalances, errores y accidentes tanto como con planes y liderazgos carismáticos.

Y la historia en el siglo 21, en una región que ha estado 30 años con los mismos gobernantes y donde los gobernados en un 70 % han nacido bajo esos regímenes, se escribirá con no pocas sorpresas.

A esperarlas con los ojos bien abiertos.

___________________________________

Referencias

_____________________________________

4 comments:

Octavio Paz said...

Muy interesantes referencias. Esta es una hora de euforia en Egipto y de conmocion en un mundo arabe que ha estado bajo diferentes formas de opresion por casi medio siglo.
Si la caida del bloque comunista es un precedente comparable por la duracion y ferocidad de sus dictaduras, cabe imaginarse que habra unas cuantas reacciones pendulares: Egipto y Tunez, probablemente hacia la izquierda, Libia e Iran hacia el centro o incluso la derecha.
Israel es la gran icognita.

Henry David Thoreau said...

Las dictaduras y califatos árabes son como las lámparas de larga duración: permanecen largo tiempo y se queman casi a la misma vez.
Los dictadores que hoy cumplen 30 o 40 años en el poder ascendieron a él en los sesentas, tras las humillaciones de Suez y la Guerra de los Seis Días, en aquel momento con argumentos nacionalistas.
Tras 30 o 40 años de cleptocracia más o menos desaforada, caen más por decrepitud que por oposición con programas coherentes.
Veremos si al menos en algunos de los países clave -Egipto, Irán- viene una apertura democrática. Ganas no faltan, según se ve. El gorila de 300 kilos en el living arabe son los negocios e intereses economicos de los militares egipcios y la guardia pretoriana de los ayatolas que no van a ceder el control de sus empresas estatales a nadie sin pelear.

Raymond Aron said...

Yo agregaría el modelo de los "refusenlis" en la URSS -donde la prensa clandestina y la persecución policial y religiosa tuvieron un papel más importante-
Se trataba también allí de perder el miedo contra un régimen que gobernaba mediante la cárcel, deportación, delación y tortura sistemáticas.
Irán es lo más parecido al régimen stalinista que haya visto en los últimos 30 años.

Discepolin said...

En efecto, como bien comenta Thoreau, nadie defiende más ferozmente su propiedad privada que un ladrón (el robo es el máximo homenaje al valor de lo robado)
Libia muestra que los árabes tendrán que sangrar para ser libres. Con su propia sangre, no con la de los "imperialistas", esta vez.