Pages

Sunday, February 7, 2010

Inseguridad: Las teorías "progresistas" crean crimen. Porqué no probar lo que tuvo y tiene éxito ?

Un reciente artículo de la especialista en crimen Heather Mac Donald expone las lecciones aprendidas en las experiencias de lucha contra la inseguridad en Nueva York y Los Ángeles.
.
Durante los años setentas dominados por las doctrinas "progresistas", ambas ciudades aplicaron las teorías "de moda" consistentes básicamente en no reprimir el delito pequeño y "tolerar" la mendicidad, la prostitución callejera y la basura en las calles como fenómenos "sociales", convirtiendose en calderas colosales de crimen violento, reflejadas en las estadísticas más altas del país.
.
Ignorando la abrumadora evidencia en contra, el mismo modelo ha sido aplicado en el período 2000-2010 sobre las mismas premisas ideológicas en la Argentina de Kirchner y la Venezuela de Chavez, con iguales resultados:

Los países de América Latina que aplican teorías "progresistas" de la inseguridad marchan a la cabeza de la estadística de crimen en toda América Latina

Bajo esta teoría, se tolera el "crimen pequeño" -contra la propiedad (graffittis, basura) o las normas sociales de convivencia (mendicidad, prostitución callejera, ebriedad, peleas) y se busca la solución dedicando a la policía -y luego el Ejército- para combatir el "delito grande" y prohibiéndole "reprimir" el "pequeño".

La teoría ha fallado estrepitosamente en Argentina



Espectacularmente en Venezuela



Y trágicamente en México, donde las políticas "progresistas" de ignorar las conductas antisociales han creado una "industria paralela" de la seguridad privada (hoy copiada por Venezuela, Brasil y Argentina) que se vuelve una fuente de corrupción e inseguridad en sí misma -como también ocurre con las policías y ejércitos concentrados en "combatir el narcotráfico" que -invariablemente- terminan organizándolo:



Heather Mac Donald, en cambio, nos propone ver qué es lo que ha tenido éxito.
.
En los años noventa, Nueva York y Los Ángeles redujeron un 90 % los crímenes violentos haciendo lo contrario de la teoría "progresista".

Aplicaron los resultados del estudio sobre "ventanas rotas" realizados en Chicago por los sociologos Kelling y Coles (1982) (citado también por Malcom Gladwell en su "best seller" The tipping point) concentrandose en eliminar y prevenir rápidamente el "crimen pequeño": grafittis y vidrios rotos, ocupación de edificios vacíos, basura, gente durmiendo y usando menores para mendigar en la calle, prostitución, ebriedad, haciendo saber así a los criminales profesionales que habia vigilancia.

Londres eliminó así el crimen en la calles de sus barrios más violentos :



Y Rudy Giuliani recuperó Times Square en Nueva York, eliminando los cines porno, limpiando las calles y haciendo cumplir las prohibiciones de pintar y dañar trenes y paredes, orinar, saltarse los molinetes del tren, andar borracho por la calle, pelearse, llevar armas de todo tipo y mendigar usando los famosos "trapitos".



El crimen cayó en 2009 un 77 % adicional en Nueva York y un 17 % adicional en Los Ángeles, convirtiendo a ambas ciudades en las más seguras de los Estados Unidos, haciendo subir el valor de la propiedad, el turismo y las inversiones que -a su vez- reforzaron el ciclo de limpiar, cuidar y prevenir.
.
Gracias a las politicas introducidas por Giuliani, el metro de Nueva York se transformó de un escenario de escenas cotidianas de violencia como las reflejadas por filmes como "El incidente" -que dramatizaban las consecuencias de las políticas del "progresista" alcalde Lindsay de "no reprimir" el vandalismo -, mlostrando la realidad habitual de pasajeros sometidos como presas indefensas a los abusos de psicópatas como los retratados por Tony Musante:


o debían defenderse con armas de fuego -como Charles Bronson en su serie de "El vengador"(Death wish)- que reflejaba un incidente real de "justicia por mano propia" -el de Bernard Goetz en 1984- ocurrido en el metro neoyoquino- (noten cómo el policía -siguiendo las instrucciones de "no reprimir" de su manual de instrucciones "progresista"- se retira a otro vagón cuando ve entrar a los vándalos)
En lo que ahora puede comprobar cualquier pasajero del tren "A" a Harlem hoy día:



Y el alcalde Enrique Peñalosa transformó así también a Bogotá, garantizando la seguridad en el transporte público y creando sendas para buses y para bicicletas que hoy conducen al 70 % de los ciudadanos de todos los niveles económicos en vehículos limpios y les permiten estacionar miles de bicicletas en hangares seguros (reduciendo así a la vez crimen y contaminación):



Qué tal si en lugar de ignorar las lecciones de éxito y repetir las del fracaso nuestros gobiernos progresistas prueban de aplicarlas?

John Maynard Keynes -el economista "heterodoxo" que suelen venerar los "progresistas"- dijo algo que deberían escuchar:

"Cuando los datos cambian, yo cambio mis opiniones, y Usted, señor ?"
.
Recordemos que la definición técnica de la locura es hacer una y otra vez lo mismo esperando un resultado diferente.
.
Intentemos algo distinto, para variar: basarnos en los datos probados por la experiencia en lugar de teorías de café o lemas de barricada refutados por cientos de aplicaciones fallidas en el mundo real.
.
Todas las ciudades latinoamericanas gobernadas con la doctrina "progresista" de ignorar la conducta antisocial -Caracas, Rio de Janeiro, Buenos Aires- viven el sobresalto de la inseguridad rampante -como la Nueva York de los 70 y la Los Angeles de los 80- mientras que aquellas que han aplicado las lecciones de la "ventana rota" -como Bogotá, Santiago, Chicago y Londres actuales- han vuelto a vivir en paz.
.
El resto es cháchara.
________________________________________
Referencias

_________________________________________________

2 comments:

camaleonx said...

Sólo me resta agregar un 'snif, snif'...
Supongo que nunca nos daremos cuenta de eso, por más datos que se den. Somos taaan progresistas y 'antidiscriminadores', que vamos a terminar matando a toda la gente que vale la pena (y formando un país íntegramente conformado por 'el resto') en pos de dejar hacer lo que sea con tal de no ensuciarnos las manos y ponernos a hacer lo que tenemos que hacer.

Saludos

Alberdi said...

La "condena" social a Patti por "reprimir" a los pobrecitos chorros, homicidas y torturadores que hoy gobiernan por el terror las calles y los trenes es un buen ejemplo de lo correcto e su juicio, Camaleonx
Pero por la misma ley de supervivencia, las víctimas -la inmensa mayoría de los no violentos ni subsidiados- deberá hacer lo que Beau Bridges hace en la escena de "El incidente" que cité: tomar el control de calles y gobierno.
Seguiremos haciendo sonar la campana hasta que se despierten y se den cuenta de que pueden.