Pages

Thursday, February 25, 2010

Argentina: por dónde se sale? Entre los indecentes y los incompetentes, una propuesta alternativa: los mejores

Las opciones del "menú" que abre este artículo son algo así como elegir entre una amputación o un laxante antes de correr una carrera para salvarse de un león hambriento.

Todos los candidatos son probadamente incompetentes, fracasados y cómplices en la transformación de la Argentina en una Haití histérica y superpoblada.

Todos proponen distintas variantes del kirchnerismo -Duhalde (que lo inventó), De Narváez (que considera a Duhalde un héroe)- del menemismo -Reutemann (que lo sobrevivió), Macri (que siguió haciendo negocios)- o del alfonsinismo -la pintoresca e histérica Carrió- que en definitiva consisten en repetir los bochazos de la década del 80 (Carrió), del 90 (Macri) o del 00 (Duhalde, Lole, De Narváez) como si el problema fuese simplemente cambiar el "DT" en lugar de cambiar la estrategia.

Tengo una propuesta alternativa. Es un ejercicio de "historia contra fáctica", es decir, de imaginar una historia completamente diferente asumiendo que tomáramos una decisión extrema, fuera de la caja de opciones que nos quieren hacer tragar como aceite de ricino.

Propongo una salida como la que tendrán Grecia, Haití y han tenido otros países demolidos por sus delirantes caudillos (recuerden los casos esperanzadores de Japón y Alemania)

La perspectiva es tan mala, que hasta la formula de la reconstrucción de Iraq o Afghanistan no parece tan espantosa como la realidad (sobre todo teniendo en cuenta que nos rendiríamos y entregaríamos a la reconstrucción sin que nos bombardeen, invadan o nos inmolemos con coches o chalecos llenos de fertilizante explosivo)

Los afganos y los iraquíes no son tan tontos... recuerdan "El rugido del ratón"?




La propuesta es declarar en default a nuestro gobierno. (la economía ya probamos)

Y pedir que nos maneje un fideicomiso extranjero, con candidatos probados y disponibles -piensen por ejemplo en Ricardo Lagos de Chile, Tabare Vazquez de Uruguay, Fernando Cardozo de Brasil, Felipe Gonzalez de España o Bill Clinton de Estados Unidos-. Creo que cualquiera de los nombres anteriores ganarían por muerte una "interna abierta" en Argentina.

Voy un paso más adelante: el (o los) gobernante(s) - tutores del fideicomiso Argentina tendrían como ministro de Economía a Warren Buffett, quien manejaría los fondos públicos y los ahorros y jubilaciones privadas como a su fondo Berkshire Hathaway, que comenzó hace 60 años con 15,000 dólares y ahora vale 30,000 millones a 150,000 dólares por acción .

La erradicación de la pobreza estaría a cargo del Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus y su Banco Grameen -que transformaría los planes clientelistas en microcréditos para mujeres y grupos emprendedores genuinos-, la salud a cargo de Medicos sin Fronteras y los proyectos de infraestructura a cargo de la Fundación Clinton con la meta de transformar a la Argentina de un caso de escopeta en un caso de éxito y modelo para toda América Latina.
.
Qué tal este "dream team"?

Durante un período de 5 años para retornar a la Constitución de 1853, el país se manejaría por medio de un gobierno tutelar o fideicomiso internacional y el Parlamento se tomaría un descanso hasta que se recupere la economía.

Los gobiernos provinciales serían fusionados en regiones economicamente viables y funcionales, convirtiendo a todo el país en una zona franca como Tierra del Fuego con las mismas leyes y recaudando e invirtiendo lo producido localmente ("coparticipación cero")

Los millones de pobres y desocupados serían puestos a trabajar medio día en microempresas con sus propios recursos para autosostenerse proveyendo servicios como limpiar calles, construir sus viviendas con micro créditos a tasa internacional a cambio de dedicar el otro medio día a aprobar exámenes de competencia para hacer otras cosas que alguien esté dispuesto a pagar.

La Justicia estaría a cargo de un Tribunal Internacional presidido por el juez Baltasar Garzón con otros juristas de iguales antecedentes.

La policía y las grandes ciudades estarían organizadas por Rudy Giuliani y el equipo con el que eliminó el crimen en Nueva York. (Macri lo llamó, pero no lo entiende, y por lo que cuesta, seguramente el Giuliani original es más eficiente y más barato)

El resto sería ponernos a trabajar de una vez por todas para generar riqueza, restablecer el crédito y dejar a nuestros hijos y nietos sin deudas.

Delirante?

Seguro, pero más sensato que elegir entre más de lo mismo.

O si no, imaginen una "remake" de los últimos 20 años (1989-2009) como esta

___________________________________

Referencias

_____________________________________

17 comments:

Damian said...

Hay gente capacitada y honesta aunque no se tanto calibre en Argentina. Tal vez sea necesaria una reforma que impida a los canallas nisiquiera postularse para cargos públicos.

Arlt said...

Coincido con Damian en cuanto a la existenci -e incluso abundancia- de gente honesta y competente.
El problema está precisamente en la maffia política que desde 1989 gobierna rotando los mismos ministros y gobernadores de sillas y vaciando el país con la excusa de "privatizar" primero y "estatizar" después.
Por eso también creo que la propuesta de Discepolín no es nada loca: la mejor manera de liquidar a la maffia es quitarle los resortes del poder y tratar a la Argentina como un país enfermo y arrasado por 20 años de saqueo y corrupción. Hace falta un Plan Marshall para retornar al país a la senda de sus primeros 70 años y no veo mejor forma que poner una administración de notables que lo sean por haber logrado resultados concretos en cada campo.
Si Mandela no fuese tan mayor, también pediría su ayuda.

Bioy said...

El problema con las proscripciones es que fortalecen al proscripto haciéndolo aparecer como víctima de una injusticia. Fue lo que pasó con el peronismo entre 1955 y 1973, y así se gestó la violencia demencial que arrasó miles de vidas inocentes entre 1973 y 1982.
Lo mismo pasó en Iraq cuando proscribieron al partido Baath y echaron de las fuerzas militares a todos los jefes que habían estado antes con Saddam. Sólo sirvió para que se dedicaran a plantar bombas en las rutas y masacrar a los del otro sector.
Me gusta la propuesta de Discepolín precisamente porque propone guiar sin proscribir con gente que tiene no sólo capacidad sino resultados exitosos en gobernar países y sacarlos de problemas similares.
También me gusta la idea de establecer reglas claras a largo plazo que permitan a todos trabajar y vivir tranquilos. La confianza que generaría un elenco como el que propone ayudaría a que volvieran buena parte de los 130 mil millones de dólares argentinos a invertirse en la economía. Y eso inmediatamente traería crecimiento genuino y reducción de la pobreza.
Con gente como Giuliani recreando seguridad en el sentido del artículo del mismo blog que se cita, Argentina volvería a ser habitable e interesante para todos, como lo son ahora Chile, Brasil o Uruguay.
Gran artículo, hace pensar más allá de la jaula en la que nos hemos metido nosotros mismos y en la que nos tiran el ánimo al suelo cotidianamente para que nos conformemos con elegir "el mal menor"

Mariano Moreno said...

Me gustó el artículo. La foto final lo dice todo: los dos mayores responsables del saqueo de estos 20 años, Menem y Kirchner, tienen en sus manos el Parlamento con "votos de oro". Y los que están sentados en él han sido en un momento u otro, sus empleados, subordinados y cómplices.
Por eso hay credibilidad cero, fuga de capitales y de talentos que se van a Chile, Uruguay, Brasil, España o Estados Unidos, donde se puede vivir en un país normal.
Clinton, Cardoso, Lagos y Vazquez han logrado recuperar y hacer prosperar a sus respectivos países sacándolos de pozos como en el que está atorada la Argentina desde hace 20 años.
La camada de politicastros que están hoy en el poder es irrecuperable, y destructiva. Tienen credibilidad cero, e imagen negativa más alta que la positiva.
Para tener alguna tranquilidad y poder pensar en el futuro, hay que sacarle al mono la navaja de la mano primero

Antonio Machado said...

Me gusta la idea, Discepolín: la Argentina es como un alcohólico que a cada fracaso recurre a la botella. Hay que hacer una "intervención" y sacársela de las manos ayudándolo y guiándolo profesionalmente. Y quienes mejores que los que no tienen intereses creados en el país que defender y tienen experiencia en dar vuelta países como Chile, Brasil o Uruguay de situaciones similares?
La propuesta no es loca para nada. Locura es repetir una y otra vez los mismos errores y esperar un resultado diferente.
No se sale de un pozo cavando más hondo ni con los mismos personajes que lo crearon.
Para pensar. Argentina vale la pena.

George Orwell said...

Seguramente Clinton, Cardoso y Lagos no son baratos, pero aunque pidieran su peso en oro costarían mucho menos que lo que costaron al país Menem y Kirchner.
Porqué no probar el modelo de Chile, Brasil, Uruguay en lugar de seguir recauchutando los modelos fracasados de los 70, 80 y 90 ?
El camino es claro, no hay que inventar nada. Simplemente aplicar los modelos que funcionan y garantizar reglas claras y estables para todo el mundo.
Un panel de notables como los que proponen sería un gran principio. Es hora de bajarse del caballo de la arrogancia ignorante de creer que la Argentina no puede crecer con la ley y ponerse a aprender humildemente de los vecinos exitosos.

Howard Roark said...

Orwell da en el clavo; Argentina está rodeada de países exitosos que salieron de crisis similares: Chile, Brasil, Uruguay.
Es absurdo que el país más rico de la región -en capital natural y humano- sea un chiquero rodeado de prosperidad.
Hay que dejar de chapalear en el barro y pedir ayuda y guía a los que saben.
Y hacerles caso.

Ayn Rand said...

Los personajes del primer cuadro que aspiran a presidentes para 2011 deberían estar sentados en el pupitre aprendiendo de los del segundo cómo se hacen las cosas bien.
No es de sentido común?

Discepolin said...

Sin duda, Aynn: no fue lo que hizo Sarmiento para fundar la escuela pública y crear el mejor sistema educativo de América Latina? Sarmiento trajo 400 maestros de Estados Unidos, después de recorrer el país más exitoso de cabo a rabo para copiar lo que generaba el éxito. Y Alberdi hizo lo mismo con la industria y la inmigración. La Constitución de 1853 es una versión mejorada de la Constitución americana. Y funcionó! Hasta 1930 Argentina tenía el mismo ingreso por habitante que Estados Unidos y el doble del de España, su atrasada "madre patria"
Desde el 30 nos vinimos en picada copiando todos los modelos desastrosos posibles: el fascismo italiano, la hiperinflación alemana, el autoritarismo franquista y el socialismo africano.
Pasamos de tomar como modelo a Estados Unidos y Francia a tomar como modelo a Haiti y el Congo.
Y así estamos.
No estamos para inventar nada ni mucho menos para dar cátedra.
Estamos necesitando a los gritos volver a aprender, comenzando por estudiar y pedir ayuda con humildad.
Buenísimos los comentarios!

Bertrand Russell said...

La propuesta no tiene nada de loco ni de ingenuo. Argentina se beneficiaría enormemente de tener un panel de notables como el que propone Discepolin para guiarla fuera del pantano. Los mismos Estados Unidos formaron la comisión Hamilton-Baker -integrada por los mejores expertos en política exterior- para que recomendara cómo salir de Iraq. Y las recomendaciones son las que hoy están siguiendo, aunque en su momento el burro de Bush las ignorara.
La CONADEP en su momento fue muy valiosa para encontrar una salida al holocausto de los derechos humanos. E investigó los crímenes de los militares y de los guerrilleros por igual con gente creíble y con autoridad moral.
Qué tal si Argentina tuviese un plan, una "hoja de ruta" a 10, 20 años elaborada por estadistas y expertos como éstos?
Eso guiaría a los votantes para controlar a los gobiernos sin que los engañen con inventos como la "convertibilidad" o el "socialismo del siglo 21" y obligaría a los gobiernos a mantener un rumbo -como lo hacen Chile, Brasil, Uruguay, España- y respetar el "plan maestro".
Y el mismo panel podría emitir cada año un "boletín de progreso" auditando lo que se hace con datos reales en vez de los números trucados del "INDEK"
A esos caballeros de la segunda foto no les pueden vender gato por liebre. Y eso sería otra garantía para votantes e inversores.
Gran idea!

Discepolin said...

Russell -como de costumbre- mejoró (y mucho) mi propuesta: crear un Panel de Estadistas y Expertos y pedirles un plan de 10 o 20 años para la Argentina. Brillante!
Porque la primer clave de nuestros problemas es que no tenemos ni idea de cómo salir ni hacia dónde vamos. Y ahí comenzamos a construir ruedas cuadradas y comienzan a enroscarnos la viborita.
Tampoco pueden los fracasados e incompetentes que trajeron al país a esta situación en los últimos 25 años guiarlo para salir. El ciego no puede guiar a los tuertos.
Hay que pedir ayuda a los Clinton, Cardosos, Lagos, Vazquez, Giulianis y Buffetts para que nos hagan una hoja de ruta.
Brillante, Russell!

Ayn Rand said...

Asi es, Argentina necesita ayuda, no "autoayuda".
Y sentar a los que están en la primer foto a estudiar, aprender y aplicar un plan maestro elaborado por... verdaderos maestros!

MARIA LUCREZIA said...

A pesar de que coincido con ustedes en importar presidentes y economistas, creo que se olvidan de la cuestión principal y es que esta gente como Clinton etc no estan acostumbrados a vivir entre indios, antes hay que traer a un Toni Montana para que lleve a hablar con los peces a Menen , Kirchner, Diana Conti y toda esta mara kirchnerista que tiene dinero, poder y son peores en sus cometidos que los talibanes.-Por mas buena voluntad que tengan nada podrán hacer , quizas ya sea demasiado tarde, esto solamente lo arregla alguien peor que ellos, no digo que no sean competentes, el problema no es ese, son inteligentes y mucho, la prueba es que todos se enriquecieron, por eso mi pequeño aporte es que hay que eliminarlos.-

Discepolin said...

Coincido con María Lucrezia: tratar de reformar a los que crearon este infierno es como enseñar a volar a los chanchos.
Lo mejor será encanarlos a todos y que se ocupe de ellos el juez Garzón así no salen más...

MARIA LUCREZIA said...

No quiero quitarles la ilusion, pero no hay un solo juez que no tenga un precio en dolares en Argentina. Si alguna vez tenemos un presidente argentino, cristiano, sin empresas propias, nosotros no lo veremos, serán nuestros nietos.Para nosotros es muy tarde, me encanta este sitio, piensan como yo, pero tengo que reconocer que soy una soñadora y mis sueños solo existen en mi mente.-Chicos aceptar la realidad, es un paso previo para salir del problema, que haria Clinton con 50 paros de Moyano? o los alaridos del hominido de D ´Elia? que hacemos con los ingleses? les estamos haciendo casas a los bolivianos ? mantenemos medio pais con subsidios pobres y tambien empresas como el Ingenio Ledesma multimillonario??? que va a pasar con Anibal Fernandez desocupado? y Diana Conti se acostara con Clinton tambien???? muchos interrogantes, este es el pais que nos quedará.-Los quiero mucho

Discepolin said...

Seguro que es una ejercicio de imaginacion con premisas improbables, Maria Lucrezia, pero no ingenuas. Elegimos a extranjeros que no tienen necesidad de nuestras reservas como el juez Garzon en lugar de jueces y politicos argentinos que son parte del problema.
No es nuevo tampoco: asi se reconstruyo Alemania depues de Hitler, Japon despues de 2 siglos de fanatismo religioso y teocracia fascista, Europa Oriental despues de 7 decadas de Union Sovietica.
Si se puede, solo falta un diminuto detalle: encontrar una buena razon para que estos personajes inviertan su tiempo y su reputacion en un caso de escopeta como Argentina.
En cuanto a Clinto y su libido, seguramente no difiere de Eisenhower -que libero Europa trotando en un jeep con su secretaria- o de Miterrand -que tuvo hijos naturales sin dejar de gobernar y fortalecer a Francia- o del mismismo JFK que no perdono una sola pollera mientras hacia hocicar a Khrushev, le ganaba en popularidad con la Alianza para el Progreso a Castro y Guevara. O Luther King y Gandhi, que no se privaban de placeres de la carne.
La diferencia -como siempre- esta en prioridades y resultados. En Argentina, lo unico que saben copiar son las partes faciles -hijos naturales y fatos-.
Por eso proponemos usar a un comite extranjero y poner la "caja" bajo control internacional.
No veo otra forma de que se pueda parar el saqueo.
Si no lo hacen por las buenas, como en Japon, Italia, los paises de Europa Oriental, Alemania, van a tener que hacerlo por las malas, despues que hagan harina al pais.
Esto ultimo es, claro, lo mas probable.
Pero no quita para nada que terminen haciendo lo que proponemos...
No se deje encerrar en las opciones que le proponen Ali Baba y los 40: eso es lo que quieren.
Nada de competencia...

Macedonio said...

Creo que hablan de lo mism, Mair aLucrezia: la propuesta de Discepolin (con la mejora de Russell) es quitarle el control de la caja a los politicos y jueces locales y ponerla bajo "siete llaves" en manos de un fideicomiso supervisado por 4 presidentes extranjeros exitosos, el juez Garzon (no jueces argentinos o "consejos de la magistratura") y Warren Buffett para que maneje los fondos como maneja los 30 billones que tiene en su Brekshire Hathaway.
El problema, coincido, es como interesarlos.